El problema del voto en blanco en poblaciones pequeñas

Días atrás me comentaba una persona que no podía votar en blanco pues le ocasionaría problemas con el ayuntamiento de su pueblo. ¿Cómo es posible?.

Hay muchas poblaciones de menos de 1.000 habitantes, incluso en las de 30.000 “todos se conocen”. Quienes votan a quien se convierte en alcalde obtienen ciertos tratos de favor o, al menos, no son discriminados. En cambio, para los demás todo son dificultades: Necesitas realizar cualquier trámite en el ayuntamiento a unos le resultan más fácil que a otros.

¿Dónde está el problema? Sencillamente, que el voto en blanco no es secreto. El sobre está vacío y el presidente de la mesa electoral, incluso las personas que en ese momento se encuentre votando, saben que el voto es en blanco.

Volviendo al testimonio de esta persona, me decía que ella introducía un papel blanco, a sabiendas de que es considerado voto nulo, para que en su pueblo comprobasen que fue a votar y que, a mismo tiempo, no sepan que no voto al alcalde de turno.

Conclusión: ¡Sin papeleta no hay democracia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *